Confianza

Publicado: abril 17, 2012 en Uncategorized
Etiquetas:

Yo: Dios, puedo hacerte una pregunta?
Dios: Seguro

Yo: Prometes que no te enojarás?
Dios: Lo prometo

Yo: ¿Por qué dejaste que tantas cosas me pasaran hoy?
Dios: ¿Qué quieres decir?

Yo: Bueno, me desperte tarde
Dios: si

Yo: Mi auto se demoró en partir
Dios: Muy bien

Yo: Para el almuerzo, ellos se equivocaron con mi sandwich y tuve que esperar.
God: Huummmmmmmmmmmmmm

Yo: De(regreso) camino a casa, mi teléfono se descargó (murió) justo cuando iba a contestar un llamado.
Dios: Bien

Yo: Y encima de todo. cuando llegué a casa. Justo cuando iba a poner mis pies en mi nuevo masajeador de pié y relajarme, éste no funcionó!!! Nada me salió bien, hoy! ¿Por qué hiciste eso?
Dios: Déjame ver; esta mañana, el ángel de la muerte estaba en tu cama, y tuve que enviar uno de los ángeles a luchar con él por tu vida. Mientras tanto, tú dormías.

Yo: (con humildad) oooooh
Dios: No deje que tu auto partiera, porque había un conductor ebrio en tu camino que te pudo haber chocado si hubieras estado en el camino.

Yo: (vergonzado)
Dios: La primera persona que te preparó el sandwich, hoy, estaba enferma. No quería que te enfermaras como él. Yo sabía que no podías faltar al trabajo.

Yo: (avergonzado) bien
Dios: Tu teléfono se descargó (murió) porque la persona que estaba llamando iba a dar falso testimonio de lo que tu dirías al teléfono. Por lo que ni siquiera te dejé hablarles, así tú estarías cubierto.

Yo: Ahora entiendo, Dios
Dios: Ah, y acerca del masajeador de pie, iba a producir un corte eléctrico en toda la casa. Pensé que no querías estar oscuras.

Yo: Perdona, Dios.
Dios: No te preocupes, solo aprende a confiar en mí… en todas las cosas, las buenas y las malas.

Yo: Confiaré en tí.
Dios: Y no dudes de que mi plan para tu día siempre será mejor que tu plan.

Yo: No lo hare, Dios. Dios, solo déjame decirte gracias por todo hoy.
Dios: De nada hijo. Sólo fue otro día siendo tu Dios y me encanta cuidar de mis hijos.

Proverbios 3:5 “Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s