Publicado: mayo 7, 2012 en Uncategorized

Monkeys in My Bag

Esta es una anécdota que espero vaya a dejar en claro algo para todas aquellas mujeres que utilizan sus pechos para llamar la atención.

Hace algunos años en los días de nuestro ministerio juvenil, asistíamos a muchísimo a obras de teatro colegiales, recuerdo una obra en particular. Antes de la obra, yo estaba en el vestíbulo del teatro, estaba lloviendo y esperaba a mi esposo en la puerta; mientras yo miraba a la gente en el vestíbulo, me percaté de una chica bonita que también esperaba en la puerta. Tal vez tenía ella unos dieciséis años, era bastante voluptuosa, llevaba una blusa muy corta que mostraba más de lo que cubría, se mostraba su vientre y sus pantalones estaban muy bajos en sus caderas. Ella sonreía a su mismo reflejo en la puerta de vidrio.

De lo que ella no se percató, fue que a su izquierda estaba un hombre…

Ver la entrada original 262 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s