¿A qué le temes?

Publicado: junio 18, 2012 en Palabra De Animo
  • Hace muchos años nuestra estación de noticias locales hicieron un informe acerca de los hombres “sin hogar” que mendigaban ilegalmente en nuestra ciudad. Resulta que la mayoría de ellos no eran lo que pretendían ser. No eran personas sin hogar, ni cesantes, no buscaban un trabajo, no estaban hambrientos. Eran estafadores profesionales con teléfonos celulares en sus bolsillos y un Mercedes Benz estacionado a unas cuadras de distancia y con ropa de marca nueva bajo sus chaquetas, dadas de baja del ejército.
    El esposo de mi amiga era un entrenador en el Outback Steak House en ese momento. En varias ocasiones él llevó solicitudes de empleo a los chicos bajo el puente cerca del restaurante. Cada vez se encontró con las maldiciones y el rechazo de los estafadores. Todo el asunto olía a fraude y derecho. El informe de noticias, junto con poner a todos nerviosos, había endurecido nuestra compasión hacia los menos afortunados. Ahora, esta es la pregunta que esta siempre en mi mente, “¿esta persona está realmente necesitada?”

    ¿Puedo estar seguro de que esta persona no es un estafador o un mendigo profesional? ¿Qué sucede si son sólo vagos y no quieren trabajar en un verdadero trabajo, estoy yo siendo un facilitador si doy a ese tipo de persona? ¿Qué sucede si compran drogas o alcohol con mi dinero? ¿Estoy siendo responsable con mis recursos si doy a alguien que realmente no está necesitado?

    Avanzo rápido en unos años y me encuentro viviendo en un país del tercer mundo donde hay mendigos en cada intersección. Cada día veo a la misma gente mendigando. No hay aquí ningún sistema de bienestar, no hay servicios sociales para atender a las personas sin hogar, enfermos mentales, ancianos, enfermos y pobres. Como misionero, siento la necesidad de ayudarles, naturalmente, pero esas viejas preguntas todavía persisten en mi mente. He tenido años de disonancia en mi espíritu acerca de qué hacer. No sabía qué hacer y no me sentía bien acerca de mi actitud.

    Un día decidí orar a Jesús acerca de esto. (Yo sé/conozco! Pensamiento revolucionario. Yo debería haber hecho esto hace años atrás.) En la oración, presenté mi dilema al Señor y le pregunté cuál debería ser mi actitud y mi curso de acción. “¿A qué le tienes miedo?” me preguntó. ¿”Tienes temor de que si le das a un estafador o a alguien que implora, como un estilo de vida, no tendrás lo suficiente para ti y tu familia? ¿No crees que aún voy a cuidar de ti?” Era exactamente así. Mi temor estaba arraigado en una falta de confianza en Dios

    ¿No había, Dios, cuidado siempre de mí y mi familia? ¿No habíamos tenido siempre lo suficiente? No había memorizado la sección de Mateo 6, No te afanes/preocupes. Y quién soy yo para determinar quién está realmente necesitado y quién no; es un tipo de medición relativa. Los necesitados en América no lucen iguales a los necesitados en África o América Latina o en cualquier lugar realmente pobre. ¿Así que, quién me dio una vara de medir?

    Dios es honrado aún cuando le doy a alguien que implora, como un estilo de vida, porque él no está mirando el tamaño de la necesidad en que me encuentro, él está mirando la motivación de mi corazón. A Él no le importa si yo satisfago una gran o pequeña necesidad. Él no le importa si la persona estaba adecuadamente agradecido o amargamente derecho. No espera que yo sea capaz de leer las motivaciones de los demás. Él no me pide que yo le enseñe a alguien una lección sobre el trabajo duro ni las finanzas personales ni algo sobre higiene y gramática.

    Me preguntó si amo a mi prójimo como a mí mismo. Y cuando hago eso, sin juzgar a mi vecino o su necesidad o su motivación, agrado a Dios. Sólo Ama a tu prójimo. Esto es lo que Dios me pide.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s