¿Qué magnificará una vida?

Publicado: julio 23, 2012 en Palabra De Animo
“Algo siempre viene a llenar los lugares vacíos. Y cuando doy gracias por la apariencia microscópica, hago un lugar para que Dios crezca dentro de mí. Esto hace que me llene y le alabo/magnifico con acción de gracias’ (Salmo 69:30 KJV), y Dios entra en el mundo.

¿Qué magnificará una vida? ¿Las grietas de tensión del mundo, la suciedad de un día, todo lo que es totalmente erróneo y está terriblemente roto? ¿O Dios? Jamás, la omnisciencia y omnipotencia de Dios son diminutas. Dios no tiene necesidad de que nosotros, siendo tan pequeños, le magnifiquemos, sino todo lo contrario. Son nuestras vidas que, siendo pequeñas, nos hemos inflado falsamente y es gracias a que nosotros disminuimos que el mundo se vuelve recto. Yo quiero dar las gracias y me lleno con él, y que se llene el mundo, y él me despierta, alegría todos. “~One Thousand Gifts, p. 59, by Ann Voskamp

Todo en lo que usted se concentra en se magnifica. Lo que sea que magnificas, te llena. Dios no te puede llenar si ya estás lleno de tí mismo. Concentrándote en las pequeñas cosas y pensando en cada una como un regalo de Dios hace que tu vida se sienta llena de dones. Con las manos llenas de dones de Dios, te sentirás amado por él y no podrás dejar de alabarlo con tu corazón agradecido.

“.. .esta adoración al Señor es algo en que todos los cristianos debieran ocuparse de, no nos parece poco. Me parece que alabar al Señor es lo más grandioso que los mortales puedan hacer, pues es la ocupación del cielo… En realidad no podemos hacerle más grande, pero podemos reflexionar sobre Su grandeza. Le podemos engrandecer. Podemos hacer que otros tengan grandes pensamientos sobre él, y eso hacemos cuando le estamos alabando… Cuando Dios es alabado, nos encontramos en el ultimátum. Esto es por lo que todas las otras cosas han sido diseñadas. Vamos a ser guardados para este fin, para la alabanza de su gloriosa gracia… ¿Has estado murmurando, quejándote y refunfuñando durante este día? Termina y empieza a alabar… Dejemos de criticar todo lo que él hace y digamos, ‘ mi alma no se rezongará. Mi alma no se quejará; he tomado una ocupación mejor que esa. Mi alma magnifica al Señor.’ ~Sermón de Charles Spurgeon, Enero 8, 1880. Lucas 1:46 “El Magnificat de María”. Mi alma magnifica al Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s