La Parábola de la Muchacha Hormiga

Publicado: febrero 12, 2013 en Palabra De Animo
Etiquetas:, , , , ,
Érase una vez una niña que tenía una extraña obsesión con las hormigas. Buena cosa es que ella vivía en Costa Rica donde la cantidad de hormigas en relación al número de personas es de mil millones a uno. Un golpe de suerte para la amorosa chica Hormiga, era que justo fuera de la puerta principal había un enorme hormiguero

Todos los días se pasaba horas y horas sentada junto al hormiguero viendo a sus amadas entrar y salir, ocupadas en su trabajo, ajenas a su presencia. Ella solía comer un sándwich mientras veía las hormigas atareadas, y cuidadosamente espolvoreaba las migas alrededor del hormiguero justo donde las hormigas estaban obligadas a encontrarlas. Cuando llovía se ponía de pie sobre la el hormiguero con un paraguas, protegiendo al mundo de las hormigas de una destrucción segura. Y cada vez que entraba y salía de su casa, ella tenía la precaución de pasar por encima del hormiguero y no pisar a ninguna hormiga.

Un día, ella dejó que una hormiguita subiese hasta la punta del pie, y más arriba en la pierna. Le hacía cosquillas, así que puso su dedo en el camino de la hormiga y ésta subió sobre su mano. Examinó cuidadosamente a la hormiga, ya que ésta subió por sus manos y brazos, completamente ajena al poder de la vida y la muerte que la chica tenía en las manos sobre las que se arrastraba. “Esta hormiga no puede entender lo que es el gran amor que siento por ella. Ella nunca podrá comprender cuán superior soy. Ni siquiera puede comprender la magnitud de mis pensamientos hacia ella. No es más que una hormiga. No conoce a la persona que le proporciona alimento, protección y refugio. No tiene idea de cuántas veces le he perdonado la vida al no pisarla. No es más que una insignificante hormiga comparada conmigo.”

En ese momento, la chica se dio cuenta de que la única manera que tendría para comunicar su amor a esta colonia de hormigas sería convirtiéndose, por arte de magia, en una hormiga. Entonces podría ir al mundo de las hormigas y hablarles en el lenguaje de las hormigas. Trataría de explicarles lo que es una chica. Trataría de detallarles cómo habían sido atendidos por una chica. Aun así, sería difícil para las hormigas a entender, porque los cerebros de las hormigas son muy pequeños y su lenguaje, muy limitado. Pero ella podría intentarlo. Algunos creerían en la Niña, otros serían escépticos, y otros, por derecho, negarían la existencia de la niña. Pero tenía que intentar contar a las hormigas las maravillosas noticias acerca de su gran amor por ellas.
Entonces, como se trata de una historia, un día la niña por arte de magia se convirtió en una hormiga y se embarcó en su misión de comunicarse con sus queridas hormigas. Durante un tiempo, su historia fue una curiosa novedad para las hormigas y les proporcionó un agradable descanso a su trabajo diario. Pero había muchas hormigas que simplemente no podían comprender lo que esta nueva hormiga estaba tratando de decir. Simplemente, sus pequeños cerebros no lograban entender la idea de un ser superior, y mucho menos aceptar la idea de que han sido beneficiaros involuntarios de la gran bondad de algo llamado “chica”. Pero hubo algunos que sentieron que el mensaje de amor trajo un significado real a la rutina de su vida diaria. Sentían como si tuvieran valor individual más allá de sólo empujar la suciedad alrededor como un grupo de esclavos.

Pero la historia dio un giro sorprendente el día en que las hormigas soldado, enviados para proteger a la colonia, descubrieron a la intrusa chica hormiga causando distracción en el trabajo. Las hormigas soldado mataron a la chica hormiga.

Al día siguiente llovió. Gotas de lluvia gigantes cayeron del cielo como nunca antes lo habían hecho y destruyó completamente el hormiguero. “¿Qué hemos hecho?”, Exclamaron las hormigas es su desesperación. “Hemos matado a la muchacha. Ahora estamos condenados. Quedamos expuestas a los elementos y nos estamos quedando sin alimentos. Deberíamos haber creído. ”
En algunas historias la magia desaparece después de la medianoche. Así que en algún momento en las primeras horas de la madrugada, la chica se despertó en su propia cama (humana) una vez más. Pensó en todo lo que había ocurrido en la colonia de hormigas. Ella decidió que a pesar de que las hormigas la habían rechazado, por el bien de los pocos que habían creído en ella, seguiría velando sobre la colonia de hormigas, porque los amaba.

“Porque Dios tanto amó al mundo que envió a su Hijo unigénito para que todo aquel en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16

Palabra de Animo / el 11 de Febrero / escrito por Abril

La parábola de la muchacha Hormiga (es un poco largo pero vale la pena)

Érase una vez una niña que tenía una extraña obsesión con las hormigas. Buena cosa es que ella vivía en Costa Rica donde la cantidad de hormigas en relación al número de personas es de mil millones a uno. Un golpe de suerte para la amorosa chica Hormiga, era que justo fuera de la puerta principal había un enorme hormiguero 

Todos los días se pasaba horas y horas sentada junto al hormiguero viendo a sus amadas entrar y salir, ocupadas en su trabajo, ajenas a su presencia. Ella solía comer un sándwich mientras veía las hormigas atareadas, y cuidadosamente espolvoreaba las migas alrededor del hormiguero justo donde las hormigas estaban obligadas a encontrarlas. Cuando llovía se ponía de pie sobre la el hormiguero con un paraguas, protegiendo al mundo de las hormigas de una destrucción segura. Y cada vez que entraba y salía de su casa, ella tenía la precaución de pasar por encima del hormiguero y no pisar a ninguna hormiga.

Un día, ella dejó que una hormiguita subiese hasta la punta del pie, y más arriba en la pierna. Le hacía cosquillas, así que puso su dedo en el camino de la hormiga y ésta subió sobre su mano. Examinó cuidadosamente a la hormiga, ya que ésta subió por sus manos y brazos, completamente ajena al poder de la vida y la muerte que la chica tenía en las manos sobre las que se arrastraba. "Esta hormiga no puede entender lo que es el gran amor que siento por ella. Ella nunca podrá comprender cuán superior soy. Ni siquiera puede comprender la magnitud de mis pensamientos hacia ella. No es más que una hormiga.  No conoce a la persona que le proporciona alimento, protección y refugio. No tiene idea de cuántas veces le he perdonado la vida al no pisarla. No es más que una insignificante hormiga comparada conmigo"
En ese momento, la chica se dio cuenta de que la única manera que tendría para comunicar su amor a esta colonia de hormigas sería convirtiéndose, por arte de magia, en una hormiga. Entonces podría ir al mundo de las hormigas y hablarles en el lenguaje de las hormigas. Trataría de explicarles lo que es una chica. Trataría de detallarles cómo habían sido atendidos por una chica. Aun así, sería difícil para las hormigas a entender, porque los cerebros de las hormigas son muy pequeños y su lenguaje, muy limitado. Pero ella podría intentarlo. Algunos creerían en la Niña, otros serían escépticos, y otros, por derecho, negarían la existencia de la niña. Pero tenía que intentar contar a las hormigas las maravillosas noticias acerca de su gran amor por ellas.
Entonces, como se trata de una historia, un día la niña por arte de magia se convirtió en una hormiga y se embarcó en su misión de comunicarse con sus queridas hormigas. Durante un tiempo, su historia fue una curiosa novedad para las hormigas y les proporcionó un agradable descanso a su trabajo diario. Pero había muchas hormigas que simplemente no podían comprender lo que esta nueva hormiga estaba tratando de decir. Simplemente, sus pequeños cerebros no lograban entender la idea de un ser superior, y mucho menos aceptar la idea de que han sido beneficiaros involuntarios de la gran bondad de algo llamado “chica”. Pero hubo algunos que sentieron que el mensaje de amor trajo un significado real a la rutina de su vida diaria. Sentían como si tuvieran valor individual más allá de sólo empujar la suciedad alrededor como un grupo de esclavos.

Pero la historia dio un giro sorprendente el día en que las hormigas soldado, enviados para proteger a la colonia, descubrieron a la intrusa chica hormiga causando distracción en el trabajo. Las hormigas soldado mataron a la chica hormiga.

Al día siguiente llovió. Gotas de lluvia gigantes cayeron del cielo como nunca antes lo habían hecho y destruyó completamente el hormiguero. "¿Qué hemos hecho?", Exclamaron las hormigas es su desesperación. "Hemos matado a la muchacha. Ahora estamos condenados. Quedamos expuestas a los elementos y nos estamos quedando sin alimentos. Deberíamos haber creído. "
En algunas historias la magia desaparece después de la medianoche. Así que en algún momento en las primeras horas de la madrugada, la chica se despertó en su propia cama (humana) una vez más. Pensó en todo lo que había ocurrido en la colonia de hormigas. Ella decidió que a pesar de que las hormigas la habían rechazado, por el bien de los pocos que habían creído en ella, seguiría velando sobre la colonia de hormigas, porque los amaba.

"Porque Dios tanto amó al mundo que envió a su Hijo unigénito para que todo aquel en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." Juan 3:16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s