Deja de lado la tensión

Publicado: febrero 25, 2013 en Palabra De Animo
Etiquetas:,
Una psicóloga caminaba por una habitación, mientras enseñaba acerca del manejo del estrés a una audiencia. Cuando ella levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba que preguntara lo del vaso “medio vacío o medio lleno”. En cambio, con una sonrisa en su cara, ella preguntó: “¿Cuánto pesa este vaso de agua?”

Las respuestas variaron de 8 oz a 20 oz.

Ella respondió: “El peso absoluto no importa. Depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo por un minuto, no es un problema. Si lo sostengo durante una hora, tendré un dolor en mí el brazo. Si lo sostengo por un día, mi brazo se sentirá entumecido y paralizado. En cada caso, el peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sostengo, más pesado se vuelve. “Y continuó: “El estrés y las preocupaciones de la vida son como un vaso de agua. Piense en ellos por un tiempo y no pasa nada. Piense en ellos un poco más y empiezan a doler. Y si usted piensa acerca de ellos durante todo el día, usted se siente paralizado – incapaz de hacer nada”.

Es importante recordar dejar de lado sus tensiones. Ya por la tarde cuando pueda, suelte todas sus cargas. No las cargue al atardecer ni durante la noche. Recuerde poner el vaso en la mesa/velador!

“Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo.” – Salmo 55:22

Palabra de Animo / el 25 de Febrero 2013

Deja de lado la tensión

Una psicóloga caminaba por una habitación, mientras enseñaba acerca del manejo del estrés a una audiencia. Cuando ella levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba que preguntara lo del vaso "medio vacío o medio lleno". En cambio, con una sonrisa en su cara, ella preguntó: "¿Cuánto pesa este vaso de agua?"

Las respuestas variaron de 8 oz a 20 oz.

Ella respondió: "El peso absoluto no importa. Depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo por un minuto, no es un problema. Si lo sostengo durante una hora, tendré un dolor en mí el brazo. Si lo sostengo por un día, mi brazo se sentirá entumecido y paralizado. En cada caso, el peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sostengo, más pesado se vuelve. "Y continuó: "El estrés y las preocupaciones de la vida son como un vaso de agua. Piense en ellos por un tiempo y no pasa nada. Piense en ellos un poco más y empiezan a doler. Y si usted piensa acerca de ellos durante todo el día, usted se siente paralizado - incapaz de hacer nada".

Es importante recordar dejar de lado sus tensiones. Ya por la tarde cuando pueda, suelte todas sus cargas. No las cargue al atardecer ni durante la noche. Recuerde poner el vaso en la mesa/velador!

"Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo." - Salmo 55:22 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s